Ante tanto hipocorístico parece razonable pensar que las formas onomásticas epigráficas pertenecen a un registro más íntimo y familiar que la diplomática

Herramientas personales