SanchezMoreno2015/events

De EsWiki

Fronteras y agregaciones políticas en Celtiberia: datos para un debate

Sánchez Moreno, Eduardo, Alberto Pérez Rubio, and Enrique García Riaza. "Fronteras y agregaciones políticas en Celtiberia: datos para un debate." Cuadernos de Prehistoria y Arqueología (2015). https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/669254/CuPUAM_41_6.pdf

Resumen

  1. En el contexto de la II Guerra Púnica (218-206 a.C. para la península Ibérica) y el proceso de expansión romana en Celtiberia (ca. 195-133 a.C.), nuestro objetivo se centra en poner en valor la dimensión espacial, territorial, de las dinámicas históricas, delimitando su papel en la generación de identidades en el mundo celtibérico.
  2. Planteamos, en primer lugar, un análisis diacrónico y una contextualización geopolítica de las referencias a coaliciones militares en el interior peninsular, destacando las alianzas defensivas formadas en la década de los años 90 del siglo II a.C. para tratar de contener el avance romano en la línea del Tajo, así como otros ejemplos de coaliciones conocidas para las guerras celtibéricas de mediados de siglo.
  3. Estudiamos también, seguidamente, la estructura interna de las póleis celtibéricas, subrayando su composición mixta (oppidum-ager), y reconstruyendo algunos datos sobre la gestión local de los recintos defensivos y de los límites de los territorios.
  4. Finalmente, analizamos los tres niveles político-militares identificables en el mundo celtibérico y su correlato territorial.
  5. Partiendo del concepto básico de civitas (en terminología latina), se discute la naturaleza suprapolítica y/o étnica de los populi, para analizar finalmente los mecanismos de generación de grandes alianzas y coaliciones, cuya perpetuación en el tiempo habría propiciado también la aparición de elementos identitarios regionales.

Palabras clave: Celtiberia, fronteras, civitates, populi, coaliciones, Edad del Hierro, expansión romana.

p70

  1. Una de las caracterizaciones que puede hacerse del mundo celtibérico es la de espacio de encuentro e interacción, en el que se cruzan las influencias mediterráneas con las tradiciones de raigambre celta.
  2. Una región que, ya al menos desde el siglo III a.C., se articula alrededor de la ciudad, la civitas/polis de las fuentes clásicas (Burillo 2006b, 2008, 2011), pero donde cabe encontrar también agrupaciones más amplias, de naturaleza suprapolítica –populi/ethné– o militar –alianzas y coaliciones–, lo que se traduce en diferentes niveles de frontera: el estrecho límite físico de una ciudad fajada por su muralla, el territorio controlado por cada núcleo y la noción de una “periferia estratégica” que superaría los contornos individuales.
  3. Y pese a las dificultades en la definición de las expresiones fronterizas sobre el paisaje, tanto físicas como mentales, debido a las escasas y dispersas evidencias con que contamos, es posible intentar una aproximación a las mismas, por tentativa e hipotética que sea.
  4. Tratar de aprehender la cartografía, o al menos el concepto espacial, en la que se entendían y relacionaban las comunidades celtibéricas puede ayudar a una mejor comprensión de sus dinámicas políticas.
  5. En esta línea inciden los más recientes estudios sobre fronteras y confines territoriales como categorías de análisis epistemológico y funcional en las sociedades del pasado (Mullin 2011; Grau 2012; Diener & Hagen 2012).

Tabla de contenidos

1. DERREDORES DEFENSIVOS DE CELTIBERIA

  1. Aun teniendo muy presente que nunca hubo en Celtiberia ni unidad política ni homogeneidad étnica, si analizamos de manera atenta la respuesta militar que distintos ejércitos celtibéricos, sin duda fruto de coaliciones (Pérez Rubio et. al. 2013; Pérez Rubio 2015; cfr. Quesada 2006: 152-6), dieron a la presencia de las potencias mediterráneas en la Península, parece desprenderse que habría existido conciencia de la necesidad de establecer un “perímetro defensivo” alrededor de la Celtiberia nuclear (fig. 1).
  2. Somos conscientes de los problemas que supone la ecuación entre las primeras menciones a “celtíberos” en las fuentes, un etnónimo probablemente acuñado por Fabio Píctor (Capalvo 1996: 23-4; Pelegrín 2005), y las menciones ya más definidas y concretas para los celtíberos del siglo II a.C., pero en nuestra opinión el escaso lapso entre unas noticias y otras sugiere que ambas se referirían, básicamente, a la mismas comunidades peninsulares (Beltrán 2004a: 109).
  3. Una primera fase de esa orientación estratégica en la actividad militar celtibérica se habría desarrollado aproximadamente entre 221 y 182 a.C.
  4. En 221 a.C. Aníbal atacó a los olcades (Pol. 3.13, Liv. 21.5), una comunidad situada en la periferia meridional de la Celtiberia (Hoyos 2002; Gozalbes 2007; Sánchez Moreno 2008: 389).
  5. Al año siguiente, cuando el ejército bárquida regresaba de su expedición al valle central del Duero, fue atacado por una coalición de aquellos vacceos cuyos oppida Aníbal había expugnado –Helmántica y Arbucala–, carpetanos y olcades (Pol. 3.14, Liv. 21.5) en un vado sobre el Tajo, un enclave crucial ya que permitía –o negaba– la comunicación entre ambas Mesetas (Sánchez Moreno 2001).
  6. Durante el subsiguiente conflicto entre Roma y Cartago (218-201 a.C.), los celtíberos desempeñaron un papel perentorio en el escenario hispano (Quesada 2009; Olcoz y Medrano 2010).
  7. Aunque su implicación normalmente solo se enjuicia en los términos más crudos del servicio mercenario para uno u otro de los contendientes, esta parece sin embargo haber seguido unas pautas de estrategia política, con las comunidades celtibéricas cambiando de bando dependiendo de sus intereses, su percepción de la contienda y la rivalidad implícita (Pérez Rubio 2015: 168-9).
  8. En un primer momento parece evidente que es la hegemonía púnica la amenaza más palpable –algo probablemente percibido ya con la consolidación del dominio bárquida en el sur peninsular y experimentado directamente con las campañas anibálicas de 221 y 220 a.C.–: en 217 a.C. los celtíberos derrotaron a Asdrúbal Barca (Liv. 22.21), y en 213 a.C. los romanos consiguieron poner de su parte a la iuventus Celtiberorum, con los celtíberos mandando incluso enviados a Italia para persuadir a sus compatriotas que allí servían con Aníbal para que se pasasen a Roma (Liv. 24.49, App. Hann. 30).
  9. En cambio, a medida que avanzaba la guerra los celtíberos habrían comenzado a percibir la presencia romana en la Península como un peligro creciente, lo que les llevaría a alinearse con los púnicos y su esfera de aliados.
  10. Este giro se habría materializado ya en la defección celtibérica del 211 a.C., factor determinante, si hemos de creer a Livio (25.32.7-33.5), en la derrota escipiónica (cfr. sin embargo Salinas 2011, quien duda sobre la historicidad de la noticia).
  11. El conflicto no tocó directamente el corazón de la Celtiberia, salvo quizás en 207 a.C., cuando M. Silano atacó un ejército celtibérico reclutado por Magón Barca y Hanón (Liv. 28.1-2), siendo guiado por “desertores” celtíberos –ex Celtiberia transfugis–, lo que apunta hacia disensiones entre las distintas civitates celtibéricas.
  12. Y es que el hecho de que las cifras que las fuentes dan para los ejércitos celtibéricos asciendan a varios miles de hombres –9.000 por ejemplo para el derrotado por Silano– indica un esfuerzo de guerra coordinado, ya que dichos contingentes solo podrían haber sido reunidos con el concurso de varias civitates (Quesada 2006; Pérez Rubio et. al. 2013; Pérez Rubio 2015: 166).
  13. En los años que siguen al final de la Segunda Guerra Púnica, durante las rebeliones que estallaron en la Ulterior y la Citerior entre 197 y 195 a.C., encontramos a ejércitos celtibéricos peleando lejos de su patria.
  14. En 196 a.C. el pretor M. Helvio derrotó en Iliturgi, en la Ulterior, a un ejército de 20.000 celtíberos, a los que infligió 12.000 bajas (Liv. 34.10).
  15. En 195 a.C. los túrdulos reclutaron 10.000 mercenarios celtíberos (Liv. 34.17).
  16. Incapaz de derrotarlos, el pretor P. Manlio solicitó la ayuda del cónsul M. Porcio Catón, a la sazón sofocando la rebelión desatada en la Citerior (Liv. 34.19).
  17. Catón intentó persuadir a los celtíberos para que cambiasen de bando, sin éxito, por lo que atacó Segontia, donde aquellos habrían depositado su tren de bagaje.
  18. Aunque la presencia del cónsul ante Numancia (Gel. 16.1.3) es cuestionable (García Riaza 2006a: 85- 6), su incursión en la Celtiberia y su campaña en la Citerior al norte del Ebro, donde procedió a desarmar a los habitantes y obligó al desmantelamiento de las murallas de sus oppida, señala el comienzo de la asunción por parte de Roma de que debía dificultarse el acceso de celtíberos hacia el sur y el este peninsular, bloqueándose a tal fin el corredor carpetano (García Riaza 2006a: 86; cfr. Chic 1987).
  19. Y a la inversa, el análisis de la actuación de los ejércitos celtibéricos desde 220 a.C. indica cómo estas comunidades, algunas de ellas, habrían intentado evitar la consolidación de poderes hegemónicos en su periferia, primero Cartago y luego Roma.
  20. Esta actuación estratégica señalaría la existencia de una cierta noción de territorialidad “celtibérica” asumible como área de influencia articulada por diversos núcleos coaligados.
  21. Una suerte de glacis defensivo, tal sería la proyección territorial de dicha coalición celtibérica.
  22. Las siguientes intervenciones romanas van a amenazar directamente la Celtiberia (Salinas 1986: 27-37; Richardson 1986: 95-126; Alfayé 2013a: 491), con sus comunidades estableciendo diversas alianzas para intentar atajarlas.
  23. Estas alianzas –cuya caracterización como symmachíai o epimachíai, siguiendo la rígida clasificación de Tucídides, es complicada (Pérez Rubio et. al. 2013: 687-9; Pérez Rubio 2015: 166-8)– se habrían forjado sobre una red de pactos y lazos que décadas antes había amparado la conformación de inaugurales ejércitos coaligados.
  24. El primer golpe romano llegó desde el sur, cuando en 193 a.C. una coalición de celtíberos, vacceos y vettones fue derrotada por el pretor de la Ulterior, M. Fulvio Nobilior, en las cercanías de Toletum (Liv. 35.7), un lugar donde el Tajo es vadeable.
  25. Al año siguiente, Nobilior tomó Toletum tras derrotar un fuerte contingente de vettones que acudió en auxilio de la ciudad (Liv. 35.22.8).
  26. Siete años más tarde, en 185 a.C., unidos ambos pretores, C. Calpurnio Pisón y L. Quinctio Crispino, fueron derrotados por una coalición de anónimos Hispani, que podrían identificarse con lusitanos y celtíberos a tenor de los triunfos que ambos generales celebraron al año siguiente de Lusitanis et Celtiberis (Liv. 39.42.1-4), y quizás también vettones y carpetanos.
  27. Los romanos pudieron reorganizarse, reclutaron auxiliares locales y derrotaron a los Hispani en una batalla que, de nuevo –por cuarta vez ya–, tuvo lugar en un vado del Tajo (Liv. 39.30-31).
  28. Esta recurrencia de choques junto a un cruce de este río es reseñable, ya que el enclave –o enclaves– habría tenido una importancia a la vez estratégica y simbólica, como frontera pero también como punto de encuentro y tránsito para las distintas comunidades que se coordinan en su defensa.
  29. Esto implica tanto una noción clara de un accidente geográfico –en este caso fluvial– que marcaba el límite externo de la estrategia coaligada celtibérica, como el mantenimiento de alianzas entre dichas comunidades durante dos generaciones (220, 193 y 175 a.C.), con los papeles que la memoria y el recuerdo habrían desempeñado en su pervivencia.
  30. Cabe suponer que esos campos de batalla recurrentes, sobre enclaves muy determinados, funcionaran también como “espacios de memoria”, tal y como sabemos para otros lugares en la Protohistoria peninsular (Marco 2013).
  31. Roma igualmente presionaba desde el noreste, desde la Citerior, y en 187 a.C. L. Manlio Acidino derrotó a un nutrido ejército celtibérico cerca de Calagurris.
  32. En 183 a.C. el procónsul A. Terencio Varro asaltó algunas plazas fuertes que los celtíberos habían fortificado en territorio ausetano (Liv. 39.56), factiblemente en el bajo Aragón (Burillo 2001-2002), como defensa anticipada frente a la progresión romana desde el valle medio del Ebro.
  33. Entre 182 y 179 a.C., las campañas de los pretores Q. Fulvio Flaco y T. Sempronio Graco fueron ya un ataque directo contra la Celtiberia, en lo que conocemos como Primera Guerra Celtibérica (Fig. 2).
  34. Aunque resulta complicado localizar con certeza algunos de los enclaves mencionados para dichas campañas en las fuentes escritas, parece claro que los pretores emprendieron una ofensiva en pinza, con ataques sucesivos desde la Carpetania y desde el valle del Ebro, las dos rutas desde las que se podía alcanzar el corazón de la Celtiberia (García Riaza 2006a: 86-7).
  35. Esta estrategia fue posible gracias al cada vez mayor conocimiento que Roma iba adquiriendo acerca de la geografía de la Península y a sus esfuerzos para una expansión coordinada de las fronteras tanto de la Citerior como de la Ulterior, en lo que se pensaba un avance desde el sur hacia el norte –equivocado ya que asumía una orientación sur-norte para los Pirineos en lugar de este-oeste (Pina 2006: 78-80; Ciprés 2006; Cadiou 2006) (Fig. 3)–.
  36. Recientemente, niveles de destrucción como el documentado en el oppidum de Los Rodiles (Cubillejo de la Sierra, Guadalajara) se han relacionado con las campañas meridionales de estos pretores (Cerdeño, Chordá y Gamo 2014).
  37. Los escasos datos concretos sobre el desarrollo de la I Guerra Celtibérica permiten identificar la existencia de acciones coordinadas, así como la organización de ejércitos celtibéricos de grandes proporciones.
  38. Flaco, pretor de Hispania Citerior (Salinas 1989: 70-4), capturó la ciudad de Urbicua en 182 a.C., pese a la llegada de una fuerza de socorro celtibérica (Liv. 40.16).
  39. Al año siguiente, en lo que Livio califica de magnum bellum (Liv. 40.30), un ejército de 35.000 celtíberos fue derrotado por Flaco en Aebura, Carpetania, e inmediatamente el pretor procedió contra Contrebia (probablemente la Carbica), que se rindió antes de que dos ejércitos celtibéricos pudieran acudir en su ayuda, ralentizados por el mal tiempo que hizo intransitables los caminos (acerca de la localización de Contrebia Carbica, en último lugar, Lorrio 2012: 272-85).
  40. La afirmación del Patavino (Liv. 40.33) sobre la incursión que Flaco habría realizado en Celtiberia, donde tomó varios castella y sometió a los celtíberos, parece demasiado optimista a tenor de las campañas subsiguientes.
  41. Así, en 180 a.C. Flaco atacó a los lusones en el valle del Ebro y la recién fundada ciudad de Complega –un buen indicador del dinamismo político y demográfico celtibérico– (App. Iber. 42).
  42. Retirándose con apremio hacia la Citerior para entregar el mando a Graco, su remplazo, Flaco fue emboscado en el saltus Manlianus por un ejército celtibérico y sufrió duras pérdidas (Liv. 40.39-40).
  43. Aunque no podamos localizar con certeza el saltus Manlianus, era un paso de montaña y, como los vados sobre el Tajo, un punto estratégico que probablemente eslabonaba una frontera.
  44. Tiberio Graco parece haber repetido el patrón establecido por su predecesor, lanzando contra la Celtiberia primero una ofensiva meridional, desde la Carpetania, y después una oriental desde el valle del Ebro.
  45. Coordinó sus acciones con L. Postumio Albino (Liv. 40.47), pretor de la Ulterior, que penetró en el valle del Duero desde Lusitania para después marchar hacia el área del Jalón, donde se unió a Graco (García Riaza 2006a: 89).
  46. Éste asaltó la ciudad de Munda y luego atacó Cértima, que pidió ayuda a un cercano campamento celtibérico (castra Celtiberorum).
  47. De allí se mandaron diez legados para preguntar por la justificación del ataque, pero desistieron de socorrer a los asediados al comprobar la fortaleza del ejército romano.
  48. Cértima se rindió y el ejército celtibérico fue derrotado cerca de Alce.
  49. Según Livio (40.49), a continuación Graco devastó la Celtiberia, recibió la rendición de 103 oppida (300 según Polibio, de acuerdo con Str. 3.4.13), entre ellos Alce y Ercávica.
  50. La ofensiva romana se trasladó entonces al valle del Ebro, para levantar el asedio de Caravis, ciudad aliada (App. Iber. 43) y derrotar a un poderoso ejército celtibérico en el mons Chaunus (Liv. 40.50).
  51. Las campañas de Graco acabaron con acuerdos de rendición (deditiones) de las distintas comunidades celtibéricas al pretor, que fueron respetados durante las siguientes décadas (García Riaza 2005; 2006a: 90-92), hasta el estallido de la Segunda Guerra Celtibérica, o “Guerra de Fuego” (154-133 a.C.) (Lorrio 2009: 210-20).

2. OPPIDUM ET AGER

  1. A partir del 154 a.C. las fuentes escritas proporcionan una imagen bastante más clara del área geográfica y de las comunidades implicadas en la defensa de las fronteras de Celtiberia.
  2. La noción difusa y amplia de los celtíberos de las décadas previas da paso a una definición más perfilada en la que podemos identificar a los distintos actores que toman parte en el conflicto, con las ciudades desempeñando el papel principal en la guerra como entidades políticas autónomas que controlan el territorio circundante.
  3. Pero a su vez estas ciudades estarían integradas en agregaciones mayores siguiendo patrones étnicos o, más probablemente, políticos, aunque de una manera difícil de concretar (Beltrán 2004a: 114-6).
  4. En el registro literario las fronteras políticas se asocian normalmente a la categoría jurídica de la civitas, un término latino en cierto modo esquivo ya que puede referirse tanto a la percepción romana de las estructuras políticas nativas como a la ordenación de estas comunidades tras su sumisión.
  5. En cualquier caso, disponemos de cierto número de textos epigráficos que muestran el empleo del concepto de civitas como la conjunción de un centro administrativo y un territorio definido.
  6. De hecho, la inscripción jurídica en latín más antigua encontrada en la Península –si bien en la Ulterior–, el decreto de Emilio Paulo recogido en el bronce de Lascuta (189 a.C.), ya menciona esta composición bimembre de la civitas, vista por Roma como la suma de oppidum más ager (CIL II, 5041 = CIL I2, 614 = ILLRP, 514 = ILS, 15, García Moreno 1987; Marco 1987; Díaz Ariño 2008: 191-3).
  7. Este mismo modelo puede aplicarse a las civitates celtibéricas, con un núcleo urbano (oppidum) actuando como epicentro de una serie de enclaves rurales de menores dimensiones (vici, castella) distribuidos por el territorio circundante, un patrón de asentimiento que ha sido confirmado por la arqueología (Asensio 1995; Burillo 2011; Jimeno 2011).
  8. Por tanto, cuando Polibio habla de 300 oppida celtibéricos rendidos a Graco, más bien cabría pensar en este tipo de enclaves rurales, como ya señalase Posidonio al indicar que “torre” (pyrgos/castellum) y no ciudad (polis/oppidum) era la denominación apropiada (Str. 3.4.13) (Ciprés 2013: 271-4).
  9. Una conclusión que concuerda con lo que sabemos acerca de la estructura fragmentada del poblamiento celtibérico (Almagro Gorbea 1994: 52-60; Burillo 2006b; 2008: 254-7; 2009; 2011).
  10. Incluso teniendo en cuenta esta inextricable conexión entre las ciudades celtibéricas y sus territorios, las murallas de una ciudad constituían la primera frontera de la civitas, totalmente tangible y conspicua.
  11. Entre los siglos IV y II a.C., el crecimiento de algunos asentamientos celtibéricos supuso el desarrollo de una arquitectura defensiva cada vez más compleja (Berrocal y Moret 2007: 18-9).
  12. La erección de una muralla y la señalización de los límites del hábitat –el pomerium– implicaban una pléyade de significados simbólicos, más allá de su obvia funcionalidad defensiva.
  13. Definían un límite que separaba el espacio humano, seguro y ordenado, del mundo natural exterior, salvaje e indómito, peligroso a fin de cuentas (Moret 1996: 228).
  14. El hallazgo en algunos yacimientos celtibéricos de restos humanos y animales depositados en los cimientos de las murallas o contiguos a estas parece apuntar hacia comportamientos rituales destinados a fortalecer las cualidades defensivas de sus perímetros, entendidos como espacios liminales; no obstante, la interpretación de ciertos depósitos, e incluso su cronología -caso de los enterramientos en el torreón de Bílbilis Itálica- son objeto de debate (Alfayé 2007; 2013b: 318; cfr. Burillo 1992: 575).
  15. Obviamente, correspondía a las instituciones locales, y, en último término, a los consejos de notables (los presbýteroi de Segeda representados por Cáciro, Diod. 31.39), la construcción y gestión de las defensas, depositándose la responsabilidad del control de accesos en los magistrados (arcontes), como los que autorizaron la entrada del joven cuestor Graco en Numancia (Plut. TG. 6) (García Riaza 2006b).
  16. La construcción o ampliación de las murallas de una ciudad era una afirmación de su autonomía política, y en este sentido es muy significativo que el casus belli para la Segunda Guerra Celtibérica fuese la ampliación de los muros de Segeda (App. Iber. 44; Diod. 31.39; Flor. 1.34.3).
  17. El Senado romano prohibió dicha ampliación, sin embargo los habitantes de Segeda –belos– argumentaron que el tratado de Graco prohibía la creación de nuevas ciudades pero no la fortificación de aquellas ya existentes, una cláusula que cobra todo su sentido si tenemos en cuenta la ya mencionada preocupación de Roma ante el dinamismo de unas comunidades celtibéricas que desbordaban su territorio original.
  18. Las nuevas murallas de Segeda abrazaban un perímetro de cerca de 40 estadios (App. Iber. 44), algo que las excavaciones arqueológicas en Poyo de Mara (Zaragoza) parecen confirmar (Burillo 2003, 2006a, 2014), y fueron concebidas en el marco de un proceso de sinecismo que integraría a las poblaciones belas vecinas y a parte de los titos dentro de la comunidad.
  19. Más que una mera mejora en términos de poliorcética, los nuevos muros de Segeda simbolizaban el crecimiento de una entidad política: la ampliación deparaba una frontera ensanchada, representada por una muralla tangible, y al tiempo la incorporación de los territorios circundantes de los nuevos miembros de la comunidad.
  20. El ager/chora, aunque evidentemente no era un área geográfica tan netamente definida como el oppidum/asty, tenía también límites que tanto sus habitantes como los forasteros conocían.
  21. La presencia de un ejército ajeno dentro de su perímetro se consideraba una declaración de guerra, tal y como sucedió cuando los romanos atacaron Contrebia (Diod. 33.24), Cértima (Liv. 40.47.6) o Cauca (App. Iber. 52) (García Riaza 2013: 210).
  22. El saqueo del territorio enemigo era una de las primeras acciones que se llevaban a cabo una vez declarada la guerra, o el momento que efectivamente señalaba el comienzo de las hostilidades.
  23. Algunas comunidades celtibéricas saqueaban el territorio de los aliados de Roma, como en 188 a.C. (Liv. 39.7.6) o en 180 a.C., cuando los habitantes de Complega saquearon a sus vecinos, presumiblemente aliados del pretor Flaco (App. Iber. 42).
  24. Los ejércitos romanos también practicaban de manera sistemática el pillaje en territorio enemigo, para obtener vituallas y, al mismo tiempo, intimar a la rendición de sus oppida (Ñaco 2006a, 2006b), y también como represalia tras una rebelión o como respuesta ante la quiebra de un tratado (Garcia Riaza 2002: 261).
  25. Todo esto nos está señalando que tanto la civitas como sus vecinos conocían perfectamente dónde estaban sus fronteras, estando dispuestos a defenderlas en caso de ataque o a cruzarlas para saquear territorio enemigo.
  26. Algunas pistas adicionales sobre la relación entre una ciudad y su territorio circundante nos las proporciona la epigrafía jurídica de Contrebia Belaisca, ya en una fase de integración de la Celtiberia en la administración romana, con el Bronce II –o tabula Contrebiensis–, datado en 87 a.C., registrando la disputa entre varias comunidades por el abastecimiento de agua (Fatás 1980; Richardson 1983; Birks, Rodger & Richardson 1984; Curchin 1994; Díaz Ariño 2008: 94- 8).
  27. El texto presenta diversas referencias a la existencia de fronteras definidas entre estas ciudades, también la distinción entre ager publicus y ager privatus e indica la costumbre de emplear estacas de madera para delimitar parcelas.
  28. Asimismo, en la recientemente publicada inscripción de Novallas aparece cuatro veces el adjetivo publicus, aunque el significado preciso de la expresión está por determinar (Beltrán et al. 2013).
  29. Volviendo al corpus epigráfico de Botorrita, y en lo que respecta a los textos en lengua y escritura celtibéricas, una de las lecturas propuestas para el Bronce I recalca su carácter público, emanado de un colegio de quince magistrados/legados de cinco comunidades diferentes y, según una propuesta debida a de Bernardo (2009: 684-6), destinado a regular el acceso a los recursos naturales del territorio, tales como explotaciones forestales y producción agrícola.
  30. Por su parte, la presencia del término albana en el Bronce III ha sido interpretada como una adopción del latino album (de Hoz 1996: 201), y se ha sugerido la consideración de este documento como una lista de individuos con permiso para emplear un pozo público; un texto, pues, emanado de las autoridades locales, capaces de controlar el territorio y los recursos de su comunidad (de Bernardo 2013).
  31. El Bronce IV incluye ciertas expresiones institucionales, interpretadas por Villar y Jordán (2001: 133-151) como alusiones al territorio de dos comunidades, con algunas inferencias al desplazamiento de ganado.
  32. Enfatizando la territorialidad de la civitas celtibérica cabe revisar la proyección agropecuaria de instituciones como el hospitium (Salinas 1999; Gómez Pantoja 2001), que para la Península conocemos fundamentalmente a través de las tesserae.
  33. Sin negar otras funciones complementarias se ha planteado para estas piezas la hipótesis de su uso como salvoconducto, permitiendo el reconocimiento, la ayuda mutua y asistencia en un contexto de ganadería extensiva (Sánchez Moreno 1998; 2001b: 396, 406; Balbín 2006: 81-8; contra Beltrán 2010 con un balance de interpretaciones): una suerte de “pasaporte” que facilitaría el paso por territorios de distinta jurisdicción.
  34. Si la ilación con el tránsito ganadero es ciertamente cuestionable, más plausible resulta relacionar los pactos de hospitalidad con la movilidad ciudadana, la transacción de bienes y servicios y acaso la emisión de moneda (Abascal 2002; López Sánchez 2005; Simón Cornago 2008; 2012: 373-80).
  35. Se insertarían así las téseras, funcional y simbólicamente, en un horizonte global de contactos institucionales tejidos sobre una diplomacia intercomunitaria que incluiría, desde matrimonios exogámicos (Sánchez Moreno 1998: 73-4) y el reconocimiento de asistencia y hospedaje a forasteros, hasta la concesión de ciudadanía honoraria a determinados individuos (Beltrán 2010: 280-4).
  36. Aunque no hay consenso al respecto, es posible que algunas civitates celtibéricas acuñasen moneda ya en la primera mitad del s. II a.C. o más concretamente en su ecuador (Domínguez 1998; 2005; Arévalo 2003; Beltrán 2006; Burillo 2008: 237-45; contra López Sánchez 2007; 2010, que defiende una cronología más baja).
  37. Las emisiones locales serían otro indicador de identidad, expresada a través de los nombres de las ciudades emisoras en las leyendas y de los motivos escogidos, que, aunque en apariencia similares, variaban en detalles significativos.
  38. Las acuñaciones indican además una jerarquía, ya que algunas ciudades emiten tanto en plata como en bronce (casos de Segeda/Sekeiza o Arekorata), mientras que otras solo lo hacen en bronce.
  39. Y quizá los patrones de distribución de moneda podrían ayudarnos a determinar de forma más precisa los “territorios étnicos” (GarcíaBellido 2007) y los límites, o al menos la dimensión territorial, de las civitates emisoras (Burillo 1995; 2005a; 2008: 282-9).
  40. Lamentablemente desconocemos la manera en que las comunidades celtibéricas demarcaban las lindes de los territorios bajo su control, pero accidentes geográficos, quizás de particular relevancia estratégica, como montañas –el mons Chaunus–, desfiladeros –el saltus Manlianus– o ríos –vados sobre el Tajo– posiblemente funcionaron como hitos conspicuos.
  41. Ese mismo papel pudieron desempeñar ciudades fronterizas, como por ejemplo Segobriga, llamada significativamente por Plino (N.H. 3.25) caput Celtiberia (Gozalbes 2012) –con independencia de que su enclave en Cabezas del Griego (Saelices, Cuenca) fuera fruto de un traslado de población desde un primer emplazamiento en la Meseta norte, correspondiente a la ceca de sekobirikez (García-Bellido 1994), o más bien se tratara de un núcleo habitado desde tiempo atrás (Almagro Gorbea y Lorrio 2006-2007; Lorrio 2012: 225-272)–; Clunia, que también Plinio (N.H. 3.27) apellida Celtiberiae finis; o Contrebia Carbica, que acaso debamos leer como Contrebia en Carpetania más que como Contrebia de los carpetanos (Burillo 2008: 206; Lorrio 2012: 272-85; Luján 2013: 126; Cerdeño y Gamo 2014: 274), a tenor del carácter celtibérico que desprenden tanto su nombre como sus tipos monetales (Abascal y Ripollés 2000; García-Bellido 2001: 149).
  42. Además, los patrones de poblamiento, con un oppidum central actuando como eje de una plétora de asentamientos fortificados menores, permiten pensar que algunos de estos habrían actuado como enclaves estratégicos y de control, a semejanza de lo que conocemos para el mundo ibérico en el área de Edeta (Mata 2001: 256-58).
  43. Algo parecido representaría el yacimiento de Los Castellares de Herrera de los Navarros (Zaragoza), probablemente relacionado con la ciudad de Belikio, que aun siendo una comunidad rural pudo controlar un paso entre el Sistema Ibérico y el valle del Ebro (Burillo 2005b, 2008: 267).
  44. Además, es plausible que hubiese existido un sistema de señales visuales para la transmisión de información –caso del avance de tropas– entre castella y oppidum, como el empleado en Cértima, en cuyas torres se encendieron almenaras para comunicarse con un ejército celtibérico de socorro (Liv. 40.47).
  45. En cualquier caso, en Celtiberia, como en el área ibérica (Quesada 2003: 130-40), la defensa del territorio se llevaba a cabo mediante batallas campales más que confiando en las fortificaciones; un modelo de guerra activa, por tanto, que casa bien con la concepción de un “cinturón estratégico” de defensa de la periferia como el antes detallado.

3. CIVITATES, POPULI Y COALICIONES: LA SUPERPOSICIÓN TERRITORIAL

  1. Si bien la civitas representa la entidad política nuclear en Celtiberia, a partir del siglo II a.C. las fuentes literarias distinguen identidades superiores de carácter suprapolítico (populi o ethné) que reúnen a varias civitates.
  2. No hay acuerdo sobre cuáles de ellas caben ser clasificadas como celtibéricas (Burillo 2008: 182-50), pero se hace verosímil incluir al menos a arévacos, belos, titos y lusones (Ciprés 2013: 259), etnónimos por lo demás de raíz endógena (García Alonso 2006; Ciprés 2013: 261-63).
  3. Cuando en 152 a. C. una legatio celtibérica visitó Roma, el Senado diferenció entre belos, titos y arévacos (Pol. 35.2), una distinción fundamentada sin duda en su percepción como estructuras suprapolíticas con ciertos visos de especificidad (Per 2014).
  4. Contamos con algunas pistas para intentar aprehender cómo los miembros de una civitas se considerarían también parte de un populus (Beltrán 2004a: 114-6).
  5. La primera viene implícita en los nombres de ciudades como Belikio y Contrebia Belaisca, probablemente “Contrebia de los belos” –o en territorio de los belos– (Burillo 2008: 206), con la leyenda de sus acuñaciones kontebakom bel y su nombre completo consignado en la tessera Fröhner (Beltrán 2004b) y en la tabula Contrebiensis (Fatás 1980).
  6. Ambos topónimos reflejarían la adscripción de estas ciudades a los belos.
  7. En cuanto a los titos, aunque las acuñaciones celtibéricas identificables recogen nombres de ciudades, las emisiones de Titum y Titiakos podrían hacer quizás referencia a este populus (Burillo 2008: 204-5).
  8. No hay que descartar, sin embargo, que los titos fuesen una civitas y no un grupo étnico de mayor dimensión, lo que encajaría mejor en su absorción por los segedenses en el comentado episodio de sinecismo protagonizado por la ciudad bela (App. Iber. 44).
  9. Por otra parte, sabemos que Numancia, la principal civitas arévaca, envió una guarnición a la vecina Lagni en razón a su homoethnía (Diod. 33.17), su pertenencia al mismo ethnos, e invocó lazos de parentesco –syngéneia– al pedir ayuda al resto de ciudades arévacas (App. Iber. 94).
  10. Esta diplomacia de parentesco, fuese metafórico, real –a través de matrimonios entre las élites o el recurso al fosterage, por ejemplo (Ortega 2006; Pérez Rubio 2013: 29-30)– o justificado sobre el vínculo de un héroe fundador (Almagro Gorbea y Lorrio 2011) y otros referentes ideológicos compartidos –cultos, geografías míticas o tangibles…–, era el mecanismo sobre el que se cimentaban los lazos entre comunidades.
  11. A ello habría que añadir probablemente la conciencia de pertenecer a un mismo ámbito cultural y lingüístico.
  12. Teóricamente, el territorio de un populus –o siendo más acordes, su territorialidad– lo habrían comprendido las áreas controladas por cada uno de sus miembros.
  13. La decisión de admitir –o rechazar– a refugiados incide en una noción de espacio étnico eminentemente dúctil, como cuando los habitantes de Segeda suplicaron ser acogidos por los arévacos en su territorio en 154 a.C. (App. Iber. 45).
  14. Este episodio, así como el subsiguiente choque con el ejército romano comandado por Q. Fulvio Nobilior en la batalla de la Volcanalia (App. Iber. 44-46), ilustra bien los tres niveles de articulación política y territorial que operan en Celtiberia.
  15. Los habitantes de Segeda –la notable civitas de los belos– suplican refugio a los arévacos –un populus– invocando los lazos que les unían con Numancia –socios et consanguineos suos (Flor. 1.34.3) (Ortega 2006)–, a su vez la principal civitas arévaca.
  16. Y sobre este nivel habría operado una o varias coaliciones, probablemente fundadas sobre los pactos preexistentes que hemos visto operando durante las décadas previas, pero excluidos ahora sus miembros más meridionales, anulados tras las campañas de Flaco y Graco.
  17. Así, en este momento la “coalición celtibérica”, más próxima en nuestra opinión a una liga militar abierta que a una confederación orgánica de estados, habría incluido a belos, titos y arévacos, dirigidos por sus civitates preponderantes –Segeda entre los belos y Numancia para los arévacos–; empero, probablemente no integraría a la totalidad de comunidades de estos tres populi, sino a las más significadas en su hostilidad o recelo hacia Roma.
  18. Solo su esfuerzo de guerra coordinado explica que pudiesen reunir a los 20.000 infantes y 5.000 jinetes que derrotaron al cónsul Nobilior, una cifra que Burillo (2006b: 58-60, 2009) y Quesada (2006) han demostrado consistente con el territorio supuesto para la coalición (Fig. 4).
  19. Esta liga experimentó tensiones internas, tal y como se desprende de las distintas actitudes hacia la paz expresadas por las civitates belas, tensiones que Roma supo explotar hábilmente a fin de debilitar dicha entente (Pérez Rubio et. al. 2013: 686), sin descartarse la voluntariedad o conveniencia de ciertas ciudades a situarse bajo la protección de la Urbs.
  20. El concepto de una defensa conjunta del territorio coaligado, presente ya en la Primera Guerra Celtibérica, sigue latente ahora, como demuestra el envío de 5.000 arévacos a la oscilante Nertóbriga, una civitas bela (App. Iber. 50), o las guarniciones numantinas establecidas en Malia (App. Iber. 77) y Lagni (Diod. 33.17).

4. REFLEXIONES FINALES

  1. La relación entre una población y un territorio es un factor clave en el proceso de autoconciencia grupal y en la génesis de una identidad (Torres Martínez 2011: 264; Grau 2012: 28-31; Ciprés 2013: 247), algo que también viene espoleado por el conflicto con otras comunidades.
  2. Ambos factores concurrieron en la Celtiberia de los siglos III y II a.C., a medida que sus gentes tendieron a organizarse en unidades cívicas con límites definidos, que a veces se agregaron para constituir estructuras suprapolíticas complejas a fin de hacer frente a la agresión externa: trátese de los así denominados populi en las fuentes o de coaliciones militares amplias.
  3. En este sentido Roma acuñó los términos “celtíberos” y “Celtiberia” para definir, respectivamente, a las poblaciones de la Meseta oriental opuestas a su avance y al territorio donde se desarrolló el conflicto con estas (Pelegrín 2003: 241-338, 2005; Beltrán 2004a: 107-9; Ciprés 2013), en un proceso externo, etic, de creación de identidad.
  4. Pero al mismo tiempo parece evidente que habría existido un cierto grado de autoconciencia identitaria entre las gentes de Celtiberia –un proceso emic–, con distintas articulaciones y expresiones políticas delimitadas por varios niveles de frontera en intersección.
  5. El primer nivel y más difícil de definir por su imprecisión espacial sería el de la “periferia estratégica” tal y como parece desprenderse a tenor de las actuaciones de los ejércitos celtibéricos entre 220 y 192 a.C.
  6. Estas acciones muestran claramente un conocimiento geográfico y político acerca de lo que acontece fuera de la Celtiberia, con un intento de la coalición celtibérica por oponerse al avance hacia su área nuclear de las potencias mediterráneas –Cartago y Roma–.
  7. Sin duda no todas las comunidades celtibéricas habrían formado parte en dicha asociación militar, que no puede entenderse como un bloque homogéneo o monolítico, sino más bien como una estructura fluida, con miembros uniéndose o abandonándola en función de sus intereses o del liderazgo de determinadas civitates –como Segeda o Numancia–.
  8. Asimismo, el calificativo celtibérico debe entenderse con laxitud toda vez que habrían participado en esta coalición, en determinados momentos y en calidad de aliados, comunidades no estrictamente celtibéricas, caso de algunas de adscripción vaccea, vettona o carpetana.
  9. Pero pese a esta heterogeneidad, su continuidad en el tiempo evidencia un elevado grado de cooperación y autoconciencia, y también subraya el dinamismo de unas entidades celtibéricas que se manifestaba en otros fenómenos como la creación de nuevas ciudades, la rápida adopción de la moneda y el hábito epigráfico o el mercenariado, como igualmente la difusión de objetos, técnicas y patrones decorativos en lo que se ha venido llamando “celtiberización”.
  10. Esta “periferia estratégica” no debe ser imaginada como una línea fronteriza fija, sino como un amplio cinturón de seguridad e influencia más allá de los límites oriental y meridional de la Celtiberia (Lorrio 1999; 2007), en el que los celtíberos intervenían en caso de considerarlo conveniente, a menudo aliados con sus habitantes inmediatos –como en 207 a.C., con la iuventus celtiberorum asociada a ilergetes y lacetanos contra los suessetanos y sedetanos, aliados de Roma (Liv. 28.24-33; Pol. 10.34.7-8), o en 197-195 a.C. en la Ulterior–.
  11. Ya dentro de la Celtiberia pueden detectarse varios niveles de frontera.
  12. La más claramente definida será la de la civitas, en tanto principal unidad de articulación política.
  13. Esta se expresaría mediante las murallas de su principal oppidum y mediante el límite de su ager, que probablemente vendría indicado por accidentes geográficos determinados y estaría controlado por hábitats de menores dimensiones emplazados en situación estratégica y con capacidad de comunicación mediante señales visuales.
  14. Pero ni el oppidum ni el ager eran espacios fijos e inmutables, con límites inamovibles: el sinecismo de Segeda demuestra cómo una civitas podía ensanchar sus fronteras desde ambas dimensiones.
  15. Mayor fluidez incluso se aprecia en la creación de nuevas ciudades con sus respectivos territorios, que se constituirían como unidades políticas autónomas, como es el caso de Complega (App. Iber. 42) o de los celtíberos auxiliares de Marco Mario asentados cerca de Colenda (App. Iber. 100) (Martínez Caballero 2011; Sánchez Moreno e.p.).
  16. El populus, como unión de varias civitates, habría contado con algún tipo de frontera o demarcación territorial, no necesariamente continua, definida por la suma de aquellas de sus miembros.
  17. Su tamaño y contornos fluctuarían en mayor medida que los de la frontera de la civitas, puesto que los populi serían articulaciones étnicas –esto es, supracomunitarias– fluidas, cuyos miembros podían variar con el tiempo.
  18. Y por encima de civitates y populi operaría una suerte de coalición o liga extensa de núcleos celtibéricos, aunque la manera en que podemos apreciar su funcionamiento indica que civitas-populus-coalición no eran estructuras políticas con una relación y grado claramente establecidos y diferenciados entre sí.
  19. Sí parece advertirse que la coalición habría actuado, al menos, como una epimachía en defensa de la territorialidad de sus miembros.
  20. La concurrencia de agregaciones políticas se establece de forma multidimensional.
  21. Una civitas podía operar dentro de la coalición como parte de un populus o como unidad autónoma, mientras que, ocasionalmente, la coalición celtibérica podía ser identificada por Roma como un único populus (así y con frecuencia, los arévacos).
  22. En tal sentido ambas categorías (populus, coalición) se nos antojan asimilables en determinados contextos, al menos desde la percepción exógena de las fuentes grecolatinas.
  23. Espacialmente, no podemos concebir estos diferentes niveles como lineales o continuos, sino que su fluctuación reflejaría el dinamismo de unas poblaciones celtibéricas en proyección hacia el este –valle del Ebro–, el sur –Carpetania– e incluso más tardíamente el oeste –Extremadura– (con énfasis en distintas diná- micas de expansión: Almagro Gorbea 1994-1995; Almagro Gorbea y Torres 1999; Lorrio 2011: esp. 66- 8).
  24. Un proceso que continuaría bajo domino romano como revela el asentamiento de Tamusia (Villasviejas de Tamuja, Cáceres): un enclave de facies celtibérica en territorio vettón (Burillo 2008: 374-81; cfr. Hernández et alii 2009), con emisiones monetales que copian la última serie de Segeda/Sekeiza (Blázquez Cerrato 1995; García-Bellido 2001: 147; GarcíaBellido y Blázquez Cerrato 2002: 360-1), lo que evidencia algún tipo de relación con dicha civitas.
  25. La misma huida de los habitantes de Segeda a territorio numantino puede pensarse a la luz de otras migraciones conocidas en ámbito céltico, como la de los helvecios en 58 a.C. (César, B.G. 1.2-5), que no supone la quiebra de la civitas como unidad política, social y espiritual –y recordemos por ejemplo, en otro ámbito, la amenaza de los atenienses en 480 a.C. de huir a Italia con sus familias para forzar la batalla de Salamina (Hdt. 8.62)–.
  26. Así, la reunión de los segedenses en asamblea con sus huéspedes para escoger a los líderes de guerra (App. Iber. 45-46) denotaría ese mantenimiento de su autonomía politana.
  27. Que el desplazamiento de su población no supone la quiebra de la conciencia política de una civitas sería acaso perceptible, por ejemplo, en el mantenimiento de los tipos monetales y de la leyenda sekobirikez en las acuñaciones de Segobriga, que en su emplazamiento en la Carpetania prolongarían las de la ceca primigenia ubicada tal vez en la Meseta norte (García Bellido 1994, 2001: 149; Burillo 2005: 193, 316; contra Almagro Gorbea y Lorrio 2006-2007; Lorrio 2012: 225-72; cfr. López Sánchez 2010: 176-8, 2014, quien considera sekobirikez un asentamiento militar de Segeda/Sekaisa en territorio arévaco).
  28. Subyace de esta suma de indicadores la sensación de que, pese a su identificación con un territorio definido, las civitates celtibéricas se ven a sí mismas, por encima de todo, como comunidades de ciudadanos susceptibles de desplazarse –fuera de Celtiberia– sin perder su identidad.
  29. Lo que estos fenómenos indican no es la inexistencia de fronteras o de territorios con una delimitación que sus habitantes y los vecinos conocían, sino precisamente el carácter cambiante y dinámico de estas, que estarían en continúa redefinición en la medida en que simultáneamente se reactivan las identidades de las comunidades que las crean (Fernández-Götz 2014: 88), a veces por acontecimientos tan cataclísmicos como el conflicto con Roma y su posterior reorganización provincial.
  30. Ese carácter dinámico no excluye, sin embargo, su fortísima importancia simbólica como elemento que define el territorio de la comunidad, en tanto espacio de apropiación económica, control político y actividad ritual (Torres Martínez 2011: 263-4; Grau 2012: 44).
  31. La dimensión simbólica de la frontera aparece claramente en la tésera zoomorfa latina de Herrera de Pisuerga, tardía ya pues se data en 14 d.C., que menciona la celebración de una ceremonia religiosa en los fines de la civitas Maggavensium (Balbín 2006: 80-1).
  32. Se trataría de un rito relacionado con la concesión de ciudadanía local, la otorgada por las autoridades de Maggavia al consaburense Ampáramo, que habría tenido lugar en los límites de la ciudad –si entendemos fines como frontera– o que se aplicaría en su circunscripción –si nos inclinamos por la acepción territorial de fines igualmente válida–, lo que revelaría una suerte de adlectio in civium numerum cuya ceremonia habría de cumplirse en “suelo patrio” (Marco 2002; García Riaza 2006b: 182-85; Alfayé 2013b: 318).
  33. Cabe plantear así la importancia de la frontera como esfera para la solemnización religiosa de los pactos, y como tal enclave propicio para el emplazamiento de espacios cultuales (Marco 2002).
  34. En efecto, algunos santuarios sitos en parajes naturales habrían estado localizados en ámbitos fronterizos –una matización en Alfayé 2013b: 319-20–, algo acostumbrado en otras regiones de Hispania (Marco 2002: 178) y particularmente en el ámbito ibérico (Grau 2012: 37-43), lo que además casaría con su carácter liminal consagrando los bornes con el allende.
  35. Servirían como espacios de convergencia de las comunidades próximas, y tales parecen ser los casos de santuarios rupestres como Peñalba de Villastar, en una zona de transición entre la Celtiberia y la Edetania (Marco 1996: 90; Burillo 1997: 235; Beltrán, Jordán y Marco 2005: 943-44), La Mosqueruela en el Maestrazgo turolense (Lorrio y Royo 2013) o la Cueva del Robusto (Aguilar de Anguita), espacio probablemente compartido por varias comunidades celtibéricas (Arenas 2010: 89).
  36. En este sentido, la presencia de manifestaciones iconográficas en abrigos rupestres –y algunas tan representativas como el guerrero pintado de La Mosqueruela (Lorrio y Royo 2013)– indicaría también una definición simbólica del territorio (Alfayé 2008: 298) que, sin que tenga que ocurrir forzosamente en lugares de frontera, de algún modo concreta y se apropia del espacio que señala.
  37. Una geografía simbólica y mental se superpondría pues a la topografía real, marcadas ambas por lieux de memoire como serían aquellos enclaves fronterizos donde los pactos se hubieran sellado o las batallas combatido.
  38. En la definición de sus fronteras, que es la definición de sus solares, las comunidades celtibéricas construyen sus identidades, cambiantes ambas –las de gentes y confines– por más que como toda obra humana se quisieran sólidas y perdurables.
Herramientas personales