Peterson2012bis

De EsWiki

p86

La Reja de San Millán (1025)

Si el texto de 871 ha atraído el interés de múltiples estudiosos, qué decir de la celebérrima Reja, un documento excepcional que sirve como una fuente preciosa tanto para la historia del euskera como para la historia social y económica de Álava. De nuevo, estamos ante un texto del Becerro Galicano, sobre cuatro de cuyos folios se extiende (ff. 189r-190v), extensión que lo hace el segundo texto más largo de todo el códice, sólo por detrás del prólogo conocido como los Votos. Consiste de una larga lista de más de 308 localidades alavesas agrupadas en circunscripciones conocidas como alfoces y detalla un tributo que cada localidad, o grupo de ellas, debía satisfacer anualmente, pagándose generalmente en rejas de hierro, de ahí el nombre, aunque algunos lugares tributaban en ganado. Se incorpora en la sección del Becerro dedicada a Álava, pero como encabezamiento sólo ostenta un breve preámbulo explicativo (detalle reproducido)39, y la ausencia de cualquier armazón diplomático justificativo contrasta con lo habitual en el cartulario así como con la amplitud de derecho y texto ambos.

p87

A pesar de la brevedad del preámbulo, el documento es relativamente explícito en cuanto a su vocación fiscal, quién percibía el tributo o por lo menos quien lo recolectaba (San Millán), quién lo pagaba (los pueblos de Álava), qué se pagaba (hierro o ganado), y cuánto se pagaba.


En principio, también disponemos de una cronología concreta (1025) aunque no está claro si la fecha corresponde al momento de origen del derecho o tiene otro significado. Pero las dudas se ciernen en torno al origen e historicidad del texto, si San Millán realmente percibió el censo y por qué lo percibía el monasterio.

Uno de los aspectos de la Reja que más ha llamado la atención de los investigadores, y que más directamente afecta la comarca de Treviño, es la presencia de algunos vacíos en lo que, por lo demás, parece ser una relación bastante exhaustiva de la geografía humana de la Álava nuclear. Aunque los vacíos podrían ser el mero resultado de una hipotética perdida de información durante la transmisión accidentada del texto, podría cobrar significado a la hora de entender la naturaleza y origen del texto si en cambio marcasen espacios exentos de tributación, por el motivo que fuera. El más grande de estos vacíos corresponde con la mitad occidental del actual Condado de Treviño y tierras alavesas vecinas. En cambio, la mitad oriental de la comarca aparece detalladamente englobada en esta Álava tributaria, dentro de la circunscripción de Rivo de Ivita40. Reproducimos la parte correspondiente de la Reja, así como una representación cartográfica de su contenido. Las diferencias entre los topónimos de la Reja y sus equivalentes actuales son generalmente compatibles con fenómenos observados en la filología histórica del espacio vascófono, como por ejemplo, la pérdida de la ‘h’. En cambio, las formas Alma y Paldu parecen fonéticamente incompatibles con las actuales Aima y Faido, y la explicación reside una vez más en la diplomática: en el desconocimiento (o quizás despiste) del copista de la ‘i’ alta visigótica de su original, que aquí transcribe como ‘l’.

La ausencia de la fracción occidental de la comarca está parcialmente comprometida por la identificación -que creo errónea- de Bustia con Busto de Treviño. Si se observa el mapa se aprecia lo problemático que resulta esta identificación en términos espaciales, problema exacerbado cuando se tiene en cuenta que el orden en que se listan los núcleos dentro de los alfoces generalmente sigue una lógica espacial hasta el extremo que se ha sugerido que se dibujan itinerarios a seguir por el colector del censo n41. Siguiendo esta lógica, nuestra Bustia, fuera de lugar tan al oeste, debe ubicarse en el entorno de Ochate-Uzquiano, y efectivamente, cuando se contempla la microtoponimia de estos núcleos se encuentran varios nombres (Bostuya, Bustiaran, Bustay, Bustuay) no sólo espacial sino también filológicamente más compatibles con el Bustia de la Reja que Busto n42.

Si volvemos ahora al texto de Arganzón, recordaremos que un espacio que podría coincidir parcialmente con el vacío treviñés era exento de pagar las tercias episcopales. Si las ausencias de la lista corresponden con exenciones jurisdiccionales, hipótesis ya lanzada por García de Cortázar en referencia a algunas ausencias en la llanada alavesa que más tarde aparecen suscritas al realengo n43, el silencio de la Reja en torno al occidente treviñés apunta hacia la hipótesis de que el documento tiene su origen en un censo episcopal. En este contexto, el cobro emilianense de la Reja correspondería con el periodo cuando el abad de San Millán ostentó el obispado de Álava. Se dio este caso entre 1035/7-1055 cuando, bajo el patrocinio de García Sánchez III (‘el de Nájera’, 1035-1054) gran benefactor del monasterio, el abad emilianense, también llamado García, se hizo obispo de Álava n44. Sin embargo, la Reja ostenta una fecha de 1025, incompatible, según nuestra hipótesis, con el cobro emilianense del derecho. La explicación podría hallarse en que el documento que manejamos, sin parafernalia diplomática alguna, no es el diploma originario que recogía la concesión del derecho, sino un práctico (aunque deteriorado) instrumento de cobro que, no obstante, recordaba el momento de concesión. 1025 nos sitúa en pleno reinado de Sancho III ‘el Mayor’ y coincide grosso modo con la aparición de Muño como obispo de Álava a partir de 1024 n45; quizás puede considerarse un momento propicio para la dotación de la diócesis.


Explicación diplomática para Aima y Faido (Alma, Paldu), por desconocimiento o despiste del copista de la i alta visigótica original que transcribe como l.

Las ausencias de la lista pueden corresponderse con exenciones jurisdicionales, como adelantó García de Cortázar en referencia a algunas ausencias en la llanada alavesa que más tarde aparecen suscritas al realengo, el silencio de la Reja en torno al occidente treviñés apunta hacia la hipótesis de que el documento tiene un origen en un censo episcopal.

Volviendo a la cuestión de la ausencia de un armazón diplomático para la Reja, aquí San Millán se presenta inusitadamente evasivo a la hora de explicar el origen del derecho y por qué lo percibía el monasterio. En realidad, ni siquiera se explicita que el monasterio percibía el tributo, sino que su decano lo recolectaba, una referencia oblicua a un disfrute de facto pero en ningún caso una justificación de iure. Esto llama la atención sobremanera tratándose de un derecho de cierta relevan- cia económica en un códice aparentemente ideado y confeccionado ex profeso para justificar los derechos de la abadía, y más habiendo observado cómo San Millán no mostraba reparo alguno en fabricar títulos si hacía falta. La explicación que proponemos tiene dos vertientes. Por una parte, que no se conservó el instrumento original de concesión regia porque en él San Millán no apare- cía como beneficiario sino el obispado de Álava. Si, en cambio, se hubiese tratado de una conce- sión regia directa al monasterio tal silencio carecería de sentido.

En cuanto a la falta de una justificación creada ex profeso, no la vemos en el preámbulo de la Reja porque está en otra parte del Becerro Galicano: el Privilegio de los Votos de las primerísimas páginas - Alava, cum suis villis ad suas alfoces pertinentibus, id est, de Losa et de Buradon usque Eznate: ferrum. Per omnes villas, inter domus decem, una reia. El derecho emilianense se sustentaba ya no en una incómoda concesión regia al obispado, que además recogía toda una serie de exenciones locales, sino en un derecho generalizado sobre todo el territorio en agradecimiento a la intervención del santo en batalla contra los moros. La Reja es un texto extraordinario en la riqueza de su toponimia, pero extremadamente opaco y lacónico en otros aspectos. No obstante, y siempre dentro del terreno de la hipótesis, las características del documento tal y como nos ha llegado apuntan hacia un origen episcopal, pues es difícil ver otra explicación para el cobro emilianense de un tributo por todo el territorio alavés y, más llamativo todavía, que San Millán no explicitara el origen de tal derecho.

El documento no explicita si el monasterio percibía el tributo, sino que un decano lo recolectaba.

Peterson da la explicación de que no se conservó el instrumento de concesión regia porque en él no aparece San Millán no aparece como beneficiario sino el obispado de Álava.

Hechos relativos a à Peterson2012bis — Búsqueda de páginas similares con +.Ver como RDF
Event Fuente preciosa tanto para la historia del euskera como para la historia social y económica de Álava  +, Consiste de una larga lista de más de 308 localidades alavesas agrupadas en circunscripciones conocidas como alfoces  +, Detalla un tributo que cada localidad, o grupo de ellas, debía satisfacer anualmente  +, Pagándose generalmente en rejas de hierro, de ahí el nombre, aunque algunos lugares tributaban en ganado  +, El documento es relativamente explícito en cuanto a su vocación fiscal  +, Disponemos de una cronología concreta (1025) aunque no está claro si la fecha corresponde al momento de origen del derecho o tiene otro significado  +, Pero las dudas se ciernen en torno al origen e historicidad del texto, si San Millán realmente percibió el censo y por qué  +, Relación bastante exhaustiva de la geografía humana de la Álava nuclear  +, Los vacíos podrían ser el mero resultado de una hipotética perdida de información durante la transmisión accidentada del texto  +, Podría cobrar significado a la hora de entender la naturaleza y origen del texto si en cambio marcasen espacios exentos de tributación  +, El más grande de estos vacíos corresponde con la mitad occidental del actual Condado de Treviño y tierras alavesas vecinas  +, El desconocimiento (o quizás despiste) del copista de la ‘i’ alta visigótica de su original, que aquí transcribe como ‘l’  +, Ausencias en la llanada alavesa que más tarde aparecen suscritas al realengo  +, El silencio de la Reja en torno al occidente treviñés apunta hacia la hipótesis de que el documento tiene su origen en un censo episcopal  +, El cobro emilianense de la Reja correspondería con el periodo cuando el abad de San Millán ostentó el obispado de Álava  +, Entre 1035/7-1055 cuando, bajo el patrocinio de García Sánchez III (‘el de Nájera’, 1035-1054) gran benefactor del monasterio, el abad emilianense, también llamado García, se hizo obispo de Álava  +, La Reja ostenta una fecha de 1025, incompatible, según nuestra hipótesis, con el cobro emilianense del derecho  +, No es el diploma originario que recogía la concesión del derecho, sino un práctico (aunque deteriorado) instrumento de cobro  +, Recordaba el momento de concesión. 1025 nos sitúa en pleno reinado de Sancho III ‘el Mayor’  + y Coincide grosso modo con la aparición de Muño como obispo de Álava a partir de 1024  +
Toponym Aima  +, Faido  + y Bustia  +
Z.author García de Cortázar  +
Z.title Texto de 871  +
Herramientas personales