Alfoz (lex.)

De EsWiki

Source: María del Carmen Sonsoles Arribas Magro (2012). Las Merindades de Burgos en la Edad Media http://dspace.ubu.es:8080/tesis/bitstream/10259/201/1/Arribas_Magro.pdf

pp238-239

El término alfoz, con sus diversas variantes (alhoc, alhauce, alfauce etc..) procede del árabe al-hawz y significa pago o territorio rural. Designa así una pequeña circunscripción y tal es el nombre que aplicarían los árabes a las demarcaciones castellanas en sus numerosos contactos militares durante el siglo IX, pasando de ahí a la utilización castellana de la palabra árabe. Martínez Díez considera que tiene su origen en la emigración mozárabe al reino de León, y que por extensión se utilizó en Castilla donde adquirió el contenido institucional, estimando que en algunas ocasiones los vocablos de origen latino suburbio y territorium eran utilizados con el significado de alfoz, siempre en el caso de suburbio, y sólo en algunas ocasiones en el caso del Territorium, considera que se emplea con mayor frecuencia para identificar una villa, o un pequeño núcleo de población n395.

Pero además se daba una curiosa coincidencia; en el mundo de la primitiva Castilla debió ser normal que muchas circunscripciones se configuraran conforme a la realidad de las fauces o pasos de montaña, es decir de las hoces, y se daba además la evolución del término fauces hacia hoz. La coincidencia entre la palabra latina en su evolución (foc, hoz) y su carácter de circunscripción expresada mediante el término árabe, pudieron producir una especie de mistificación lingüística que hizo posible una confusión entre hoz y alfoz n396, los ejemplos que utiliza Estepa son de nuestra zona de estudio, en concreto Valdebodres, valle integrado en la Merindad de Sotoscueva. Por otra parte alfoz expresará una circunscripción que podrá tener diversas dimensiones, pues lo importante en definitiva será designar la demarcación, aunque naturalmente la abundancia de pequeñas demarcaciones y el hecho de que muchas, particularmente al norte del Ebro, tengan que ver con la realidad de las fauces, produciría el fenómeno antes apuntado, manteniéndose viva la conciencia de lo que daba base real al término.

La palabra alfoz deriva enseguida en alhoz y posteriormente en hoz. Por la evolución natural del castellano, la f pasa a ser h aspirada y posteriormente a h muda, como sucede en faedo, lugar de hayas, que se convierte en haedo; las características propias del castellano de la zona hacen que desaparezca la primera sílaba convirtiéndose en hoz, en algunas ocasiones, después de un paso intermedio como alhoz, como en el caso de Alhoz de Munio Didaz en 1660 n397 , o en el caso de Valle de Alhoz de Arriba por el territorio de Alfoz de Arreba en 1591 n398 y Hoz de Arreba en 1528, incluso se observa el hecho en el alfoz de Bricia, denominado Hoz de Bricia en 1768 n399.

En algunas ocasiones se observa la sinonimia entre valle y alfoz; es fácil que, a partir de un pequeño valle, se constituyera una demarcación. Además, se debe tener en cuenta la existencia de un 'castrum' o 'castellum' sobre los que la toponimia nos ha dejado mucho ejemplos; en la Castilla primitiva existía un considerable número de estos elementos defensivos que sería el origen o la causa de la no existencia de centros administrativos, en su lugar el modelo consiste en un conjunto de localidades configurando una demarcación; las jurisdicciones fueron primero y la entidad de población que lo regiría surgió después, en una segunda fase. Este proceso únicamente se dio en la Castilla más vieja, de tal manera que el elemento defensivo queda subsumido en la realidad territorial que era la propia de la demarcación; queda clara la identificación entre hoz y valle como circunscripción. Lo que llevaría a la formación, más adelante, de un territorio más amplio, la merindad, como agregado de los territorios menores, no como una sumisión a un territorio mayor, que deja intacta la realidad de las demarcaciones menores n400.

Martínez Díez comparte también esta opinión añadiendo que los alfoces se integraron en número de cuatro o más en cada una de las merindades menores n401, y que nosotros asimilamos a la figura del después llamado partido, que aparece en todas las Merindades de Castilla Vieja.

Creemos que los partidos en que se dividirán las Merindades en el siglo XIV tienen, en su mayor parte, ese origen remoto del que acabamos de hablar, muy probablemente del siglo VIII; después de la invasión árabe-bereber, el término con el que se denominaba estas circunscripciones es el que ha pasado al castellano y el que se expresa en la documentación pleno medieval, el alfoz.

n395 Martínez Díez, Gonzalo. Alfoces y tenencias. En Boletin de la Institución Fernan Gonzalez 2008-2 nº 237 pp. 363-402.

n396 Carlos Estepa Díez. Op. cit., p. 98.

n397 Archivo de Espinosa de los Monteros, sig. 631.

n398 Censo de la Corona de Castilla. INE. 1982. p. 149. Santa Clara, sig. 37.02.

n399 Santa Clara, sig. 27.26.

n400 Carlos Estepa Díez. Op. cit, p.309

Herramientas personales