-oz

De EsWiki

Martínez de Madina (2010)

p1409

Patxi Salaberri (2005) ha estudiado todos lo sufijos y terminaciones presentes en la toponimia de Navarra, dando buena cuenta de sufijos locativos o abundanciales como -otz, -oze, o(t)s, -tza, etc. y quizá en alguno de ellos pudiera estar el origen de esta sibilante, por ejemplo, algo como *Berrotz + -tegi > Berroztegi,neutralización habitual de la africada con fricativa (Mitxelena, 1997: 30) en composición, como en los conocidos Ariztegi(eta), Ikaztegieta, etc.


GASTIZ lunes, 12 de diciembre de 2005 a las 13:25

Se trata de un artículo recogido en el libro es "Antroponímia e toponímia", autor Gerhard Rohlfs. El libro es una recopilación de trabajos suyos, sobre toponimia principalmente, escritos en diferentes lenguas, el del sufijo -oz, -ues estaba en francés. Un poco más de info en el libro de Luis Nuñez "El euskera arcaico", copio de las págs. 75-76: "El primer lingüista que observó la extensión y variantes del sufijo toponímico vasco -òs fue el alemán Gerhard Rohlfs y su trabajo, publicado en 1952, ha recibido una general aceptación. Hubo quien al principio interpretó este sufijo con la palabra vasca hotz, que significa "frío", pero esa interpretación no se adecúa a muchas de las aplicaciones, por lo que no puede darse por buena, salvo en algún caso concreto.

Más verosímil es la interpretación apuntada en el párrafo anterior. Hay otros muchos sufijos toponímicos vascos, como -aga, -eta, etc., pero el sufijo -òs tiene la particularidad de cubrir toda la zona pirenaica por ambas vertientes de la cadena montañosa, con lo que nos sirve de indicador general. Hay que anotar que también hay otros topónimos, aparte de éstos, que se repiten a ambos lados de los Pirineos, aunque no de manera tan general.

Los nombres de lugar acabados en -òs y similares constituyen un vestigio del euskera arcaico; su máxima concentración para la vertiente norpirenaica se encuentra entorno a Pau y Oloron y para la surpirenaica (-ues) puede fijarse en Jaca, que queda precisamente a la misma altura que los anteriores, en el mismo meridiano.

El mapa 34 ofrece una representación de la extensión de este sufijo toponímico que, como se ve, asciende hasta la orilla sur del Garona, recubriendo toda la antigua Aquitania, y hasta la región de Pallars, ya en la provincia de Lleida.

Las variantes -ues y otras son, como hemos dicho, función de la lengua -latina, gascona, castellana, aragonesa, catalana...- en que se ha integrado el topónimo concreto. El mencionado mapa incluye además una línea de puntos de norte a sur, a cuya izquierda (la cuenca del Adur) domina este sufijo toponímico vasco mientras que a su derecha (la cuenca del Garona) los dominantes son el sufijo celta -acum y el latino -anum, señales de romanización y posteriores al preindoeuropeo -òs.

Esa línea norte-sur que divide a Aquitania es comentada por Joaquín Gorrochategui en estos términos en 1984:

"Esta línea que divide a la Aquitania en dos mitades representa, por tanto, la línea extrema occidental de influencia celta".

Y en 1987: "La Aquitania occidental se mantuvo más impermeable a las influencias ajenas, tanto lingüísticas como culturales, mientras que la parte oriental se vio primeramenteen contacto con gentes de habla gala (hecho comprobado tanto en la onomásticaatestiguada como en los topónimos conservados), para experimentar luego una profunda aculturación romana, que es palpable en la existencia de ricas 'civitates' y abundante epigrafía". O sea, en el occidente aquitano predomina el -òs mientras en suoriente predominó primero el galorromano -acum y segundo el romano -anum. Las variantes dialectales occidental y oriental de la posterior lengua gascona tienen relación también con esa línea divisoria. En cambio los topónimos acabados en el sufijo -òs no se encuentran en el occidente de la zona de habla vasca surpirenaica, en Vizcaya y Alava".

El libro está en formato pdf en: www.errenteria.net/ediciones/ bilduma17/Art_05-Nunez_Euskera.pdf

Herramientas personales